Después de ti (I)

​Bajé a la despensa cuando todos dormían, procurando no hacer ningún ruido que pudiera despertarles.

Me dispuse a hacer inventario de todo lo que quedaba en mi después de ti.

Al llegar, la bombilla no funcionaba y a oscuras todos los estantes se veían llenos de sombras. Bajé a la mañana siguiente, después de un sueño perturbador.

Cuando me encontraba frente a la puerta, suspiré y me detuve un segundo. Estaba preparada para asumir lo que fuera que me encontrase? Cuando abriera la puerta podía ser que no encontrara nada, que todo estuviera malo, o quien sabe.. Aparté la mano del pomo, con un gesto rápido.

No, no estaba preparada. 

Volví a subir las escaleras corriendo, como quien huye de un monstruo en una pesadilla que parece muy real. Me distraje forzadamente ocupando mi tiempo en mil cosas, evadí el momento todo lo que pude y más. Me abstraía pensando en que te arrepentirías y que volverías, que no hacia falta que mirara en la despensa, que tu volverías con la compra hecha. 

Pasaron los días y no fue así. 

Me armé de valor y bajé. Esta vez ni si quiera me detuve antes de abrir la puerta, pero lo hice con los ojos cerrados. 

La primera sensación que me llegó fue un olor raro, como de cerrado. Abrí la pequeña ventanilla de inmediato tapándome la nariz. Cuando abrí los ojos vi que todo lo que había en los estantes estaba lleno de polvo. La despensa era más grande de lo que recordaba por lo que tuve que tomármelo con calma. Empecé por las filas de abajo. En ellas se encontraban las conservas olvidadas que no cojía por no agacharme. Eran mis miedos. Miré las fechas de caducidad y decidí tirarlos pues todos estaban malos, ya compraría de nuevos.

En las filas del medio estaban nuestros proyectos y sueños (más a mano que los mios propios, que estaban en las filas de arriba y últimamente casi ni los miraba)

Los inspeccioné uno a uno.. Esperando encontrar alguno que no estuviera malo, que aun pudiera aprovechar, fue en vano. Fui a por una bolsa enorme y los tiré. No sin antes recrearme en cada uno, como queriendo sufrir un poco más. Después de esto, me senté en el suelo y observé la despensa. Lo cierto es que sin ti se veía muy vacía.. Volví a por la bolsa de nuestros proyectos y saqué un par de botecitos, los que hacía menos que habían caducado, pensé que no pasaría nada, que se podrían aprovechar.. Los coloque con sumo cuidado. Me alejé y observé la estantería como si fuera un crítico de arte. Negué con la cabeza y de un golpe los tiré al suelo. Eso no tenía que estar ahí, tenía que tirarlos. Rompí a llorar. La despensa se veía muy vacía si los quitaba pero no podía guardar algo en mal estado. Tras varios incidentes, llegue a los estantes de arriba, mis sueños. Esos todos estaban bien. Intenté abrir un par de latas, pero se me resistían. Como si estuvieran enfadadas conmigo y me dijeran “ya claro, ahora vienes.”  (…)

Anuncios

2 comentarios en “Después de ti (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s