En un quiero y no puedo

La noche caía y un cielo negro lleno de temores se cernía sobre mí.

No es que me diera miedo la noche por su oscuridad abrumadora. Me daba miedo por lo que ella traía consigo. La noche y la soledad solía hacerme tener encuentros conmigo misma y eso aveces me asustaba, aunque otras muchas lo buscaba.

Hoy me asustaba.

Me sentía llena de emociones y no quería pararme a observarlas. Me sentía frustrada, difusa, abstraída, quejica, inmóvil..

Tenía tanto en la cabeza y tan poca actitud de conseguirlo..

Tenía tanta determinación de cambio y tanto miedo a hacerlo..

Qué difícil era vivir así!

Me sentía un ser inerte entre conversaciones vacías.. No estaba en sintonía con mi entorno, no encajaba. Y no sabía buscar donde encajar. Ni si quiera sabía si tenía de verdad que buscarlo o dejar a la vida seguir su curso.

Vivía en mi bloqueo.

En cierta manera, me acostumbré a la frustración y al miedo y los hice parte de mí. Ahora los quería fuera.. pero no es fácil deshacerse de las cosas que llevan mucho tiempo contigo.

sky-sunset-night-space.jpeg

Anuncios

Para.

Ya está. Déjalo estar.

No estás cansada de aferrarte a verdades innegables que parecen cambiar casi a diario?  Lo que un día tienes claro que es blanco, va y se vuelve negro. Y tú te quedas como un niño que ha perdido a su mamá en el supermercado, mirando hacia arriba con expresión perpleja.

A lo mejor, lo que debes es dejar de tomarte la vida tan en serio.

Cuestiónate todo lo que creas saber sobre ti. Solo así podrás avanzar.