ERES MÁS QUE TUS ERRORES

Eres todas y cada una de tus lágrimas.

Eres todo lo que ocurre en tu cabeza y no compartes con nadie.
Eres todo lo que sientes al hacer algo.

Eres un día de lluvia.
Eres una canción que suena de repente y no se te va de la cabeza.

Eres lo que callas, más que lo que dices.
Eres todos los que te han ofendido, los que te han hecho sonreír, a los que has herido y a los que has hecho felices.
Eres un lunes por la mañana con sabor a café, aunque también eres un viernes noche con sabor a cerveza.
Eres todos los momentos en los que te distraes.
Eres cada persona que has querido.
Eres cada norma que has ignorado y cada estereotipo que has vencido.
Eres tu vocación, no tu trabajo. (Procura que coincidan)
Eres los libros que no has terminado, los que quieres leer, los que has leído y los que te hicieron vibrar.
Eres el amor que sientes por tu mascota.

Eres tus intenciones.
Eres tus miedos.
Eres tu soledad.

Eres quién te esperó al otro lado de la puerta del aeropuerto.
Eres tu abuelo cuando recuerdas que él siempre quiso que fueras fuerte.
Eres tu madre cuando te descubres a ti misma hacer algo que odiabas de ella.
Eres el profesor que te hizo amar lo que hacías.

Eres contradicción.

Eres certeza.

Eres los horarios imposibles que te haces para llegar a todo.
Eres lo que sientes después de no poder cumplirlos.
Eres la heroína que te piensas cuando si que lo consigues.

Eres una mezcla entre lo que eres, lo que quieres ser, lo que creen que eres y lo que quieren que seas. No les contentes

Eres los corazones que has roto,
los que has reconstruido,
los que no lograste entender
los que necesitaron más de ti,
y los que te quisieron menos de lo que merecías.

Eres las veces que has amado pensando que era el amor de tu vida.

Eres tu voluntad de cambio,

tus ideas,

tu empatía,

y tu frustración.

Eres los defectos que te hacen ser humano,
y mal vas si no te ves ninguno.

Eres la música que escuchas cuando nadie te ve.
Eres lo que haces y no publicas en Instagram.

Eres rutina.

Eres locura.

Eres la simpleza más compleja.

Y eres bello así.

 

Anuncios

En un quiero y no puedo

La noche caía y un cielo negro lleno de temores se cernía sobre mí.

No es que me diera miedo la noche por su oscuridad abrumadora. Me daba miedo por lo que ella traía consigo. La noche y la soledad solía hacerme tener encuentros conmigo misma y eso aveces me asustaba, aunque otras muchas lo buscaba.

Hoy me asustaba.

Me sentía llena de emociones y no quería pararme a observarlas. Me sentía frustrada, difusa, abstraída, quejica, inmóvil..

Tenía tanto en la cabeza y tan poca actitud de conseguirlo..

Tenía tanta determinación de cambio y tanto miedo a hacerlo..

Qué difícil era vivir así!

Me sentía un ser inerte entre conversaciones vacías.. No estaba en sintonía con mi entorno, no encajaba. Y no sabía buscar donde encajar. Ni si quiera sabía si tenía de verdad que buscarlo o dejar a la vida seguir su curso.

Vivía en mi bloqueo.

En cierta manera, me acostumbré a la frustración y al miedo y los hice parte de mí. Ahora los quería fuera.. pero no es fácil deshacerse de las cosas que llevan mucho tiempo contigo.

sky-sunset-night-space.jpeg

Para.

Ya está. Déjalo estar.

No estás cansada de aferrarte a verdades innegables que parecen cambiar casi a diario?  Lo que un día tienes claro que es blanco, va y se vuelve negro. Y tú te quedas como un niño que ha perdido a su mamá en el supermercado, mirando hacia arriba con expresión perpleja.

A lo mejor, lo que debes es dejar de tomarte la vida tan en serio.

Cuestiónate todo lo que creas saber sobre ti. Solo así podrás avanzar.